En Algún Lugar: La Vía Verde del Aceite (parte 4)

«Si quieres oír cantar a tu alma, haz el silencio a tu alrededor»

Km 37

Pronto nos encontremos con otro espectacular viaducto, el que cruza de lado a lado el arroyo del Higueral. Algo más corto que el anterior (133 m), nos da paso a un terreno de perfiles más suaves. En estos predios es donde se ubicó la solitaria estación de Vado-Jaén (Km 37). Lejos de cualquier núcleo urbano (a más de 7 kms el más próximo), su creación se justificó sólo para facilitar un punto de cruce a los trenes.

Dejamos atrás la estación de Vado, posiblemente esta estación se convierta en un centro de actividades y formación de la Federación Provincial de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Jaén (Fijidif). De manifiesto se pone una de las grandes virtudes de las Vía Verdes: la accesibilidad. Y aquí, estarán disponibles tres bicicletas adaptadas para los usuarios de movilidad reducida.
y continuamos el pequeño ascenso que se había iniciado en el barranco del Higueral, contrapendiente que rompía la tónica de descenso iniciada en Martos. En cualquier caso, la leve rampa de ascenso finaliza a dos kilómetros de Vado, retomando el descenso que ya no tiene interrupción hasta el final de la ruta.

La coronación de ese pequeño puerto se localiza en una intersección con la antigua carretera N-321. En este caso todo se mantiene como estaba hace años: la carretera cruza la vía por un pequeño pontón. Al poco dejamos la vieja carreteray nuestra ruta prosigue sobre trazados de dominante recta, con grandes panorámicas paisajísticas, generadas por el cercano valle del Víboras y, al otro lado del río, las cumbres de Ahillos.

Km 42
En el Km 42 llegamos precisamente al punto donde la vía cruza el río, mediante otro espectacular viaducto metálico. La celosía de 224 m de longitud se eleva como un perfecto mirador sobre el valle. Al pie del viaducto se eleva el puente medieval sobre el Víboras. Obra de un solo arco de medio punto, permite el paso a un rancio camino casi olvidado hoy día.

Seguimos el descenso, pasando a los pocos metros por una abandonada cantera de balasto ferroviario: la cantera de La Muela. El terreno sigue mostrándose quebrado, siendo frecuente que la vía se eleve de entre los olivos por altísimos terraplenes.

Camino de la siguiente estación, Alcaudete (una buena noticia es que la estación de Alcaudete es recuperada, por parte del Ayuntamiento, como albergue, restaurante y centro de interpretación. Sin duda, un oasis para el viajero), la Vía Verde utiliza dos antiguos puentes metálicos del ferrocarril, sobre los arroyos del Chaparral y de la Esponela, ambos de 70 m. De un solo tramo, situados en el Km 45 y 46 respectivamente, se inscriben en un sector de rectas que conducen a Alcaudete, la última estación de la ruta. La localidad de Alcaudete dista unos 4 kms de este enclave ferroviario, el cual es ahora una vivienda particular. Al otro lado de la estación nos encontramos por última vez con la A-316. En esta ocasión es a nivel, y tendremos que tener un cierto cuidado para atravesar la negra barrera de asfalto.

INFO: Viasverdes.com

La Gramola: Rodrigo Leäo: Sossego

Anuncios

2 Respuestas a “En Algún Lugar: La Vía Verde del Aceite (parte 4)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s